Tipos de cortinas, ¿cómo elegir las más adecuadas?

Las cortinas, además de cumplir con la función de restar la cantidad de luz solar que penetra en las estancias e impedir miradas indiscretas, suponen un objeto de decoración en toda regla. Por ello, para satisfacer todas las necesidades y combinar con todos los tipos de muebles y estilos que existen, podemos encontrar diversos tipos de cortinas.

¿Cuántos tipos de cortinas existen?

A la hora de elegir los elementos para decorar una vivienda, el estilo es fundamental, pero también lo es la funcionalidad de los mismos. Por ello, a la hora de elegir entre los tipos de cortinas, conviene tener en cuenta que el modelo elegido se adapte a la perfección al estilo del resto de elementos. Pero esto no es todo, de nada sirven unas cortinas bonitas si no son funcionales. Por este motivo, las características funcionales de los distintos tipos de cortinas también serán otros factores a tener en cuenta en esta elección.

En este sentido, las cortinas sirven para regular la privacidad, restar o añadir luz y, además, suponen un gran impacto en la temperatura de la casa. Para elegir el modelo más funcional, la clave está en fijarse en el tipo de telas y en las peculiaridades que ofrecen cada uno de los tipos de cortinas.

Cortinas convencionales

Los tipos de cortinas convencionales o clásicas ofrecen una decoración muy elegante que puede combinar bien con cualquier tipo de ventana y estilo. Se trata de una opción más clásica de vestir las paredes, por lo que suele utilizarse en estancias de un estilo más tradicional para que se complementen con los demás elementos decorativos.

Estos tipos de cortinas suelen llegar hasta el suelo, y pueden encontrarse en infinidad de colores y estampados. Además, tienen la ventaja de ser atemporales y de poder complementarse con otras telas para controlar la luz y la ambientación de las habitaciones rápidamente.

Los tipos de cortinas clásicas son de fácil instalación y pueden colocarse por sistemas distintos como el riel europeo, tensor, barral… Etcétera.

Tipos de cortinas Roller

Las cortinas roller son uno de los tipos de cortinas más prácticas y elegantes que pueden encontrarse en el mercado. Éstas son muy funcionales y prácticas ya que permiten enrollarse en la parte superior y no restar espacio cuando estén recogidas. Son perfectas para zonas donde se quiera lograr una mayor sencillez en la decoración, o en estancias más modernas.

También pueden colocarse en ventanas con un acceso más complicado, e incluso en el cuarto de baño. Ya que las cortinas roller resisten muy bien la humedad.

Tipos de cortinas para lograr una oscuridad total: Black out

Las cortinas black out son los tipos de cortinas más adecuados para las personas que busquen disfrutar de una oscuridad total en la mañana. Además, tienen la ventaja de regular en gran medida la temperatura del ambiente y ayudan a ahorrar en aire acondicionado y calefacción. Esto es gracias a las propiedades de retención térmica que consiguen los tejidos de estas cortinas. De hecho, se cree que puede ahorrarse hasta un 20% con la colocación de estos tipos de cortinas.

Por otra parte, gracias al grosor de sus materiales, las cortinas black out también ayudan a reducir el ruido que entra en la estancia.

Cortinas romanas

Otros tipos de cortinas son las romanas, que se diferencian del resto por estar compuestas de un panel de tela liso que se pliega verticalmente. El resultado cuando están abiertas es como si fuesen un acordeón, ya que tienen incorporado un sistema de varillas horizontales cosidas a intervalos regulares en el interior de la tela. Esto permite que la tela se enrolle o se desenrolle por medio de un cordón.

Lo normal es que las cortinas romanas sólo cubran el espacio que ocupa la ventana. Además, se recomiendan sólo en ventanas fijas o correderas. En cambio se desaconsejan en ventanas abatibles, en las que serían poco prácticas.

Tipos de cortinas venecianas o americanas

Las persianas venecianas o americanas son aquellas que en lugar de tela, están fabricadas con otros materiales como el aluminio, la madera o el PVC. Las tablillas que las conforman se suben o bajan mediante cordones, gracias a unas varillas que actúan como guías. Son flexibles y pueden modulars para que entre más o menos cantidad de luz.

Estos tipos de cortinas pueden ser verticales y horizontales, y son perfectas para cubrir una ventana y dar privacidad a la vez que entra la luz por ellas. En cambio, no se aconsejan por sus materiales en viviendas ubicadas en climas fríos.

Paneles orientales

Para conseguir un aspecto diferente en una vivienda o local, pueden colocarse paneles orientales. En estos tipos de cortinas, los paneles de tela se deslizan de un lado a otro a través de unos rieles de carriles múltiples.

Pueden utilizarse para cubrir grandes ventanas o cuando se quieran armas sectores distintos.

El movimiento de estos paneles puede hacerse de forma unilateral, bilateral o central, dependiendo de las necesidades del cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *