Filtrar

Mostrando 1–10 de 72 resultados

Todos queremos lo mismo para nuestros dormitorios, un santuario de descanso de nuestra vida cotidiana, un lugar acogedor y refrescante en el que poder recargar pilas. Pero además de ser una de las habitaciones más privadas del hogar, también es un espacio donde podemos satisfacer nuestros gustos con el fin de crear el escenario perfecto para nuestras noches.

Decoración y descanso

La decoración del dormitorio es precisa si se quiere crear una estancia relajante en la que sentirnos cómodos. A la hora de elegir nuestros muebles, su ubicación y los elementos decorativos de nuestro dormitorio, tenemos que tener en cuenta algunos factores importantes para conseguir crear esa atmósfera cómoda y agradable.

Comodidad

Pasamos un tercio de nuestras vidas durmiendo por eso hay que pensar muy bien en como queremos que sea nuestra cama. La cama está compuesta por diferentes piezas de distintas variedades que crean su estructura total. Según tus hábitos de posición, estas piezas se adaptarán a tu cuerpo para facilitar el descanso. En nuestra sección encontrarás toda nuestra gama de almohadas, camas, bases tapizadas, cabeceros, canapés, colchones, cubre colchones y somieres, fabricados con los mejores materiales y diseñados para conseguir la forma más óptima de descanso.

Luz

Muchas personas necesitan una habitación oscura para conseguir cerrar completamente los ojos, si eres de esas personas, asegúrate de tener un eficaz y funcional mecanismo de apertura y cierre de ventanas, como cortinas opacas o persianas para evitar que entre la luz del exterior. Igualmente es importante un planteamiento de iluminación en capas que le proporcione la cantidad correcta de luz cuando la necesite. Por ejemplo para leer en la cama considera las lámparas de noche o apliques con brazo para tener una luz cenital que atenúe la habitación.

Temperatura

Hay que asegurarse de tener la temperatura adecuada para la estancia en la habitación en las horas de descanso. Hay que contar con mantas y sábanas para cada época del año, lo más aconsejable es utilizar algodón en verano y lana, cachemira o un edredón de plumas en el invierno. Es imprescindible para sentirnos cálidos en una cama acogedora.