¿Estás pensando en comprar un local y construir tu propia vivienda? Hoy en día existen muchas más opciones que las convencionales casas de ladrillo. De hecho, las casas de madera se encuentran en auge por sus grandes ventajas y características.

Pero si aún no tienes claro qué tipo de casa construir o quieres conocer más a fondo las ventajas de las casas de madera, no te pierdas este post.

Las ventajas de las casas de madera

Más allá de la imagen de cabaña de madera que tenemos en la cabeza, existen muchos tipos y modelos de casas de madera. Éstas pueden ser prefabricadas o construidas paso a paso en el terreno tal y como una casa convencional. Dependiendo del tipo elegido, las ventajas y características pueden variar. Pero la esencia es siempre la misma: Un hogar acogedor y sostenible.

Las casas de madera son ecológicas y sostenibles

La madera es un material noble que no sólo es parte de la naturaleza, sino que utilizarla en construcción también beneficia al medio ambiente.

Las casas de madera suelen estar construidas por materiales naturales y reciclables que no derivan del petróleo. Además, la madera utilizada proviene de la tala responsable. Es decir, por cada árbol que se tala con esta función, se planta uno nuevo.

Por otra parte, la construcción con madera supone un impacto ambiental menor, ya que necesita de menos energía y deja menor huella de carbono que las viviendas convencionales.

La madera es un buen aislante de la temperatura

Otra de las ventajas de las casas de madera es que el material con el que están construidas es un gran aislante. Gracias a esto, en su interior puede disfrutarse de una temperatura fresca en verano y cálida en invierno. Por tanto, el ahorro y la eficiencia energética es mayor.

Se calcula que puede ahorrar entre un 50 y un 60% cada año en calefacción y aire acondicionado. Además, a la propia madera, ya de por sí aislante, pueden añadirse otros materiales aislantes de ruido y temperatura como la lana de oveja, de roca o algodón.

A estos materiales, se suman los que se utilicen en el revestimiento, que pueden ser madera prensada, piedra, teja, pizarra… O cualquier material que se utilice para revestir las paredes y tejados de una casa convencional.

Las casas de madera son más baratas

El precio es otra de las ventajas que deben tenerse en cuenta a la hora de fabricar casas de madera. Construir una casa de madera siempre será más barato que construir una vivienda convencional de las mismas dimensiones. También son más baratas que las casas prefabricadas que emplean otros materiales. Y todo ello sin prescindir de ningún tipo de prestaciones.

Tiempo y durabilidad de las casas de madera

Cuando hablamos del tiempo en las casas de madera, por una parte tenemos que hacer mención al tiempo de construcción, y por la otra a la durabilidad de estas viviendas.

Cuando optamos por fabricarnos nuestra propia casa de madera, el tiempo en el que la empresa constructora tarda en entregarnos las llaves es mucho más corto que en otro tipo de viviendas. Y ni que decir tiene si la casa es modular o prefabricada. En estos casos poder disfrutar de la casa de tus sueños será cuestión de pocos meses.

Respecto a la durabilidad de las casas de madera, al contrario de lo que pueda pensarse, en algunos países del norte de Europa encontramos casas de este material habitadas después de más de 200 años de vida. Mientras que en cambio, otras opciones de hormigón están listas para derruir en menos de 50 años.

La madera es un material que envejece de modo natural, por lo que puede someterse a un cuidado proceso para incrementar su durabilidad. Además, la madera se adapta muy bien a cualquier medio y condiciones ambientales. En este punto es fundamental, por supuesto, que se escoja una madera de calidad que resista bien al paso del tiempo.

Diseño y ampliación de las casas de madera

Otro punto fuerte de este tipo de construcciones es su diseño. Podemos encontrar casas modulares y prefabricadas de madera de infinitos diseños. Y además, si ninguno nos convence, siempre podremos optar por diseñarla nosotros mismos o añadirle los módulos que deseemos.

Por otra parte, a la madera pueden añadirse todo tipo de revestimientos y acabados para personalizarlas a nuestro gusto. Por ejemplo, algunas habitaciones puedes recubrirse con piedra, hormigón u otro tipo de madera más atractiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *